Jueves, 02 / Jul / 2020

Ultima actualizacionJue, 04 Jun 2020 5pm

Diseñado por Pyndoo

Usted está aquí: Sociedad Canarias se encuentra a falta de siete pateras para igualar en junio las llegadas de todo 2019

Canarias se encuentra a falta de siete pateras para igualar en junio las llegadas de todo 2019

El flujo constante de pateras desde las costas de África a Canarias durante los cinco primeros meses del año ha generado una situación en la que la islas están a prácticamente siete barquillas de igualar en junio el balance de llegadas de inmigrantes por mar del año 2019 completo.

El año pasado, Canarias recibió la cifra más alta de inmigrantes llegados por mar desde el final de la crisis de los cayucos de hace una década: 2.698 personas en 133 pateras o cayucos que duplicaban los registros de 2018 (1.307) y que contrastaban con la caída del 59,9 % que experimentaba este fenómeno en la península y Baleares.

 

Según las cifras a 31 de mayo que acaba de publicar el Ministerio del Interior, en los cinco primeros meses del año han llegado o han sido rescatados en aguas próximas a las islas 2.475 inmigrantes en 80 pateras o cayucos, siete veces más que en mismo período de 2019.

 

Estos datos arrojan una media de 31 inmigrantes por patera. Canarias está en estos momentos a 223 personas de igualar en el primer semestre las 2.698 llegadas de todo 2019; o lo que es lo mismo, esa cifra probablemente se alcanzará con las próximas siete pateras que lleguen a las islas, si sigue esta progresión.

 

En un tráfico clandestino como es, por definición, el movimiento irregular de inmigrantes por mar es complejo hacer previsiones, pero las cifras oficiales sí revelan algunas tendencias: solo en mayo llegaron a Canarias 15 pateras o cayucos con 539 personas a bordo.

 

Y, de las 2.475 entradas de inmigrantes por mar que ha registrado Canarias en los cinco primeros meses del año, la mitad se concentran en el período del estado de alarma. Del 15 de marzo al 31 de mayo se han contado en las islas 1.245 llegadas en 37 embarcaciones.

 

Desde hace unas semanas, el Gobierno canario hace pruebas PCR de coronavirus a todos los inmigrantes que llegan a las islas, que además están obligados a cumplir una cuarentena de 14 días, la misma que se aplica a cualquier extranjero que entre en España.

 

El flujo constante de pateras combinado con la necesidad de mantener a cada grupo nuevo que desembarca aislado y en cuarentena ha provocado problemas de acogida en las islas que más presión de llegadas vienen soportando, como Gran Canaria, hasta el punto de que este fin de semana un cayuco detectado a apenas 10 kilómetros de esa isla fue recogido por Salvamento Marítimo y transportado directamente a Tenerife, a varias horas de navegación, por razones logísticas, de plazas de acogida disponibles.

 

Mientras esta situación se produce en las islas, la entrada de inmigrantes irregulares por mar a la península y Baleares acumula una caída a 31 de mayo del 50,8 %: de 7.377 se ha pasado a 3.632 personas, lo que confirma el cambio de rutas que viene apreciándose desde el verano de 2019.

 

Las expediciones de inmigrantes por el estrecho y el mar de Alborán descienden, mientras crece la ruta atlántica hacia Canarias, considerada por las ONG mucho más peligrosa, porque las personas que se exponen a ella a veces realizan desplazamientos muchos cientos de kilómetros, con hasta siete o diez días en el mar, desde el sur del Sahara, Mauritania e, incluso, Senegal.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar